sábado, agosto 31, 2013

¿De dónde procede toda esta marea de basura? (Diario de un paranoico razonable. 28)




¿De dónde viene esta marea maloliente? ¿De dónde tanta mentira? ¿Cuándo  comenzó éste aquelarre de miedo y de ignorancia?
Ninguna catedral será jamas construída ya: ninguna obra humana de los últimos cien años reviste el menor interés, al lado del boceto más elemental de Leonardo.
Qué pasa aquí.

Esas y otras preguntas que, como ya sabe usted querido lector, me atormentan como llagas desde hace años, derrotaron otra vez todas las defensas químicas que los doctores me obligan a ingerir para poder vivir en libertad. Me internaron unos días este verano. Otra vez las paredes blancas y las amables enfermeras.
Leía, releía los comentarios de Voltaire a la obrita de Beccaria "De los delitos y las penas", que como pocas otras, ha desnudado de manera breve y universal la crueldad sobre la que se asienta la autoridad del estado y... de pronto me encontré con esta frase:

"Los ladrones en Inglaterra son rara vez castigados de muerte; lo que se hace es transportarlos a las colonias".

Asi fue. Los juntaron allí y ellos se organizaron estupendamente. Luego, ellos mismos nos contaron utilizando con maestría el invento del cinematógrafo cómo aniquilaron a tiros de winchester a quienes habitaban tranquilamente aquellas tierras y poco después, preocupados por la economía, nietos de los buenos ladrones que fueron sus abuelos, se independizaron de Inglaterra porque no querían pagar tantos impuestos a la metrópoli. Así nació la nación que, nos guste o no, gobierna el mundo que nos tocó vivir.

Ellos no edificaron su estado sobre el Derecho Romano, sino sobre el derecho del más fuerte, del más rápido. Siguen con el revolver en la cintura y, cuando les parece conveniente a sus intereses, disparan.

Leerán esto que escribo. Espero que no lleguen a entenderlo.
Son poderosos, pero cortitos.


Mañana me dan el alta.

Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Driver said...

¿De dónde viene el viento?
¿En qué punto exactamente se formó aquella tormenta?
¿Por qué la gran estrella no brilla por la noche?
¿Por qué el mar sube y baja?
¿Volverán los mamuts esta primavera?
La pequeña ya no llora. Ahora hace muchas preguntas.
Tembló la Tierra, y luego ya no.
Llueve y se mojaron las rocas.
...
Las tierras mezcladas dejan manchas en la roca.
Y hemos hecho manchas que parecen bisontes,
...
Las mujeres de la tribu hablan mucho.
...
Creo que estoy pensando.
Y que podría conquistarlo todo.
...
Nadie puede entrar aquí dentro.
Nadie,

5:05 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Cingular Cell Phones
T-Mobile
Locations of visitors to this page Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Free Guestmap from Bravenet.com Free Guestmap from Bravenet.com
<>
Segui @jmcaleroma