martes, marzo 21, 2006

Capítulo Noveno.

Eran las tres y media de la madrugada cuando Ricardo se fue. Solo ya, delante del ordenador finalmente apagado, con la mente cansada después de los momentos de gran excitación que habían vivido escuchó el silencio de la habitación. Entre la niebla del humo y despues de inclinar levemente la botella de wisky para comprobar lo que ya sabía, abrió la ventana para ventilar auqella estancia y empezó a repasar mentalmente lo que había pasado.
" A quién se le ocurre ponerse a hablar haciendose pasar por una persona que está muerta y además metida precisamente ahí. Y por si fuera poco, con los wiskies que llevaba encima, coge el cuaderno que le acaba de enseñar donde anotaba los sitios donde había estado y la fechas y se pone a contar aventuras con todo lujo de detalles a no se sabe quién, al otro lado de la pantalla, que le escribía ‘ Josu , tu sigues tan fanfarrón como siempre y a tu bola’ y el Ricardo con los ojos encendidos dieciendole ‘ y qué tal las cosas por ahí, cómo sigue la movida del 11-S’, asumiendo la iniciativa en la conversación, como huyendo para adelante".
Habian estado comentando que en la subcarpeta "Documentos Internos" de la carpeta "Recibido Sin Leer", del disco duro, Quijares había encontrado catorce documentos que se referían al impacto que había tenido el 11S en el seno de la Organización. De la lectura rápida de los mismos había deducido que el terrible suceso que durante algunas horas le hizo pensar que se había acabado su estancia allí y que debería volver a España, había convulsionado los cimientos teóricos de la que ellos llamaban "lucha de liberación nacional". Después de una convocatoria urgente del Comité Ejecutivo, podía advertirse que habían abierto un debate que se coordinaba a través de una dirección de correo electrónico de uno de los miembros de la ejecutiva. Todos los textos eran correos dirigidos a esa dirección , que a su vez los reenviaba a algunos de los miembros más significativos, y en ellos planteaban duras críticas unos a otros. Lo que para algunos significaba el inicio de una era en que las contradicciones del sistema capitalista habian empezado a desmoronarlo y lacaída de las torres era solo una expresión externa de ese proceso, para otros era una masacre propia de fundamentalistas religiosos medievales que no tenían nada que ver con el capitalismo y del que ellos debían huir como de la peste.Si unos pronosticaban la caída de Bush y un giro radical a la izquierda en el electorado norteamericano, otros justo lo contrario, el reforzamiento del sentimentalismo fascistoide y patriótico, tan típico de aquellas tierras, y, lo que era peor el recrudecimeinto de la represión, lo que a ellos podía terminar afectandoles. Los autores de los documentos se dirigían epitetos poco cariñosos y todo indicaba que había una conmoción interior que estaba en esos momentos en plena ebullición. Como decía el desaparecido y titular legítimo del ordenador en uno de sus sarcásticos correos a algún correligionario que compartía su visión pesimista y descreída del mundo : "cuando hay un replanteamiento estratégico, quiere decir que alguien quiere un sillón y tiene fuerza para hacer que rueden cabezas". A Josu el Pirata no le interesaban las discusiones teóricas sobre las "Estrategias revolucionarias a principios del siglo XXI", como pomposamente titularon aquel foro. Lo que le procupaba es que, desde alguna de las intervenciones se proponían reuniones internacionales o acercamientos a otras organzaciones y, siempre que se habían montado contactos internacionales le había tocado más trabajo que el habitual .
"No sé si ha sido chorra o éste Ricardo es una cabeza privilegiada. Le acaba de poner en antecedentes por lo poco que yo había leído, enseñándole un par de textos como prueba de mis deducciones y, con eso y las notas del cuaderno había mantenido más de veinte minutos de conversación escrita sin que su interlocutar hubiera dado señal alguna de percatarse de lo que estaba pasando. La verdad es que no es fácil. Será acaso la lucidez que en momentos puede dar el wisky, o que la hipótesis de que al otro lado estuviera un impostor ni podía pasarse por su imaginación".
Cerro la ventana cuando notó que se estaba quedando helado mirando como un bobo el cenicero lleno de colillas y los folios de su cuadernos esparcidos por la mesa al lado de pequeño ordenador. " Maldito ordenador y maldito el momento que se me ocurrió traermelo a casa sin decir nada." Recogió los vasos y apenas segundos después, llegando a la cocina, cambió su pensamiento y sonrió." La verdad es que ha sido apasionante y hemos disfrutado como locos, para que nos vamos a engañar. Igual no fue tan mala idea.Qué jeta el Ricardo, cuando le dice ‘oye a mi que no me toquen las narices y que me dejen a mi rollo’. Y el otro le dice que se prepare que parece que le esperan momentos que va a hacer falta tirar de relaciones. Y el Ricardo metido en su papel completamente, le pregunta por la parienta y el otro le dice que bién, menos mal que no era gay, y que no se qué nombre de mujer raro, quiere hacerle una visita y el Ricardo le cuenta que pasa de esa tia, que es una pesada y que ahora tiene un rollo mejor y le sugiere que le ayude a quitarse de en medio la otra y su inminente visita".
Cuando se marchó Ricardo ninguno de los dos querían hablar de lo que había pasado. Quijares se había puesto nervioso y había exteriorizado su enfado saliendo de la habitación, aunque claro se quedó escuchando detrás de la puerta. Cuando acabó su conversación haciendose pasar por Josu, Ricardo se quedó con las manos en la cabeza y la frente apoyada en la mesa. Solo cruzaron una mirada. Quijares le reprochaba lo que había hecho y Ricardo asentía al comprender que quizás se había pasado. Por eso, se levantó y en silencio cogió su gabardina.
-" Bueno mañana hablamos". Ricardo pedía un tiempo muerto para entender que había hecho con la mente despejada.
-" Desde luego.Tenemos mucho que hablar, pero hay que pensar un poco lo que se hace", le repochó Quijares sin mucho convencimiento, al tiempo que el otro sin decir adios empezaba a bajar los escalones cabizbajo.

No podía conciliar el sueño confundido y excitado por lo que pudiera estar esperándoles detrás de la puerta que acaban de abrir . Se sentía mal por la última imagen de Ricardo que retenía en su mente , completamente abatido. No pudo aguantarse. Cogió el teléfono:

-" Ricardo".
-"Dime , dime"
-" ¿Te he despertado?".
-"No . No puedo dormir".
-"Por eso te llamo... Yo tampoco puedo dormir , pero, no te preocupes. No pasa nada."
-"Bueno ya veremos si pasa."
-"Tranquilo....No pasa nada, ya lo verás."
-"..."
-"..."
-"Venga ya hablamos...Pirata."
-"Vale. Gracias por la llamada."

Los dos sonrieron antes de intentar dormir un poco hasta que el despertador sonara.

1 Comments:

Blogger A pesar de mí said...

Jm, en mi blog hay un pequeño encargo para ti. Te parecerá un poco raro pero es un buen ejercicio.

Un saludo.

11:08 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Cingular Cell Phones
T-Mobile
Locations of visitors to this page Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Free Guestmap from Bravenet.com Free Guestmap from Bravenet.com
<>
Segui @jmcaleroma