lunes, enero 07, 2008

Ahora.

Podrías saberlo todo de tí, si fueras capaz de parar, sentarte en algún sitio tranquilo y desmenuzar sin prisa, con detenimiento y cierto sentido del humor, lo que, en este preciso momento eres. El instante preciso del presente, el momento que vives, exactamente el tiempo que transcurre mientras lees éstas palabras, alberga dentro de sí la totalidad de tu Vida, la realidad de esa mezcla de química y misterio que nos define, el punto de equilibrio en esa inercia que comenzó el día que rompiste a llorar lleno de babas, colgado boca abajo mientras alguien te sujetaba de los pies y que se detendrá en un momento impreciso y seguro del horizonte.
La conciencia plena del presente explica el pasado y construye el futuro. Cada momento vives la misma vida entera. No es verdad que ayer ya no existe y mañana es una hipótesis por confirmar. Si algún artilugio diabólico lograra borrar nuestros recuerdos y arrancarnos los sueños, no quedaría nada. Apenas una forma parecida a la humana. Una mirada vacía, un gesto sin miedo ni esperanza. Un trozo de carne que ignora lo que fue y carece de intención para moldear lo que será. Sería otra cosa.
Cada sensación en el centro de tu pecho, la cercanía al dulce o al amargo en el sabor de tu boca, cada rasgo de tu rostro, ahora mismo, son resultado de lo que fuiste y anuncio de lo que serás. Inventarte cada día, ajustando el guión a tus más sinceros deseos es el origen último de tu condición, la actividad más propiamente humana, la explicación de nuestra historia y la garantía de nuestro futuro.
Solo si sabes sentir el contenido pleno de éste preciso instante, puedes decir que estas vivo. Sin el ahora entendido como única certeza, los recuerdos se desvanecen y falta la primera palabra de la frase que quieres decir. Solo quienes tienen la valentía y el cinismo de mirar a los ojos esa realidad al tiempo miserable, vacía, desconcertante, como sutil, prometedora, inexplicable y demoledoramente cierta que es el ahora, tienen el privilegio de encontrar respuestas sencillas y ciertas. El ahora, el momento concreto y preciso en que pasan tus ojos por estas pretenciosas palabras, esconde las claves para recuperar la decencia del Hombre solo, frente a la Vida. Adormecidos por el runrun de cada día, en medio de mundos previsibles y confortables, se nos escapan los días, los años. Luego, un tarde gris de noviembre, después de algunos análisis de sangre y tras distintas comprobaciones médicas, te dicen que en apenas unos meses vas a morir. Suele ser entonces, cuando comprendes lo qué significa la palabra Ahora. La conciencia se abre y entiendes por fin, más allá de equívocos del intelecto y espejismos del corazón, la gran Verdad: que estás profundamente solo, y que lo que fuiste y lo que serás palpita en un instante.

Por eso, estimado lector, escribo aquí esta tenue intuición: que podríamos entender algo, si fuéramos capaces de parar, buscar asiento en algún sitio tranquilo y desmenuzar sin prisa, con detenimiento y cierto sentido del humor, lo que ahora mismo está pasando.

2 Comments:

Blogger justicia sevillana said...

veo que sigues adelante con tu blog. Ánimo.

9:05 p. m.  
Blogger jmcaleroma said...

Gracias. Mientras quede algo que decir...

8:49 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Cingular Cell Phones
T-Mobile
Locations of visitors to this page Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Free Guestmap from Bravenet.com Free Guestmap from Bravenet.com
<>
Segui @jmcaleroma